Tras la política

Todos los portavoces parlamentarios estaban exaltados; incluso Duran i Lleida, tracionalmente sosegado, endureció las formas y el fondo de su argumentación. Pero allí había un político tranquilo, que subió a la tribuna sin levantar el tono de voz más de lo necesario, con unos argumentos tan criticables como sólidos. Era 12 de mayo y el parlamento respondía a las medidas anti-déficit del Gobierno.


Imagen de previsualización de YouTube

Joan Herrera es el portavoz de Iniciativa per Catalunya-Verds en la Cámara Baja desde las elecciones de 2004, y ha anunciado que dejará el parlamento en septiembre para dedicarse plenamente a las próximas elecciones catalanas. Hasta hoy, tanto él como Gaspar Llamazares han forzado la mano del Gobierno para aplicar la Ley de la Memoria Histórica, que su grupo contribuyó a redactar; ambos dieron un importante “sí” a la nueva legislación sobre el aborto, estuvieron a la vanguardia de los matrimonios homosexuales, y han contribuido a impulsar algún que otro presupuesto de Rodríguez Zapatero. Cuando el PSOE ha preferido aprobar leyes con la derecha nacionalista, han protestado por la deriva gubernamental, pero cuando el PSOE ha necesitado apoyos para las reformas progresistas, ellos han estado allí.


Encuesta publicada por El Mundo (30-05-2010)



El Gobierno socialista acaba de ejecutar un profundo recorte social, y todas las encuestas publicadas desde que lo anunció indican que se ha alejado de su electorado tradicional. En cambio esos sondeos, que disminuyen el poderío electoral del PSOE hasta en 9 puntos, sólo incrementan las posibilidades de Izquierda Unida en 1,4 puntos. ¿Qué ocurre para que el electorado progresista no mire a la formación de Cayo Lara cuando no coincide con Zapatero? En las Elecciones Generales de 2008, Izquierda Unida e Iniciativa consiguieron casi un millón de votos, el 3,77 por ciento de los sufragios válidos emitidos, y eso se tradujo en dos escaños. Con un porcentaje menor, y con casi un tercio menos de apoyos, Convergéncia i Uniò conseguía 10 diputados. ¿Son suficientes los vericuetos de la ley d’Hont para explicar por qué IU no crece en representación?

Quizá no, porque en los comicios de 1996… la formación liderada entonces por Julio Anguita llegó a conseguir 21 diputados con un 10 por ciento de los votos. Exactamente el mismo porcentaje que Iniciativa obtuvo en las últimas elecciones catalanas. Cabe preguntarse si el mensaje ecosocialista de ICV cala mejor en Cataluña que en el resto de España, cabe preguntarse si ese mensaje es también el que abandera Izquierda Unida, cabe preguntarse si el liderazgo de Anguita no ha podido reeditarse con Francisco Frutos, Gaspar Llamazares o Cayo Lara [aún se recuerda su "rectificación" sobre Sabino Fernández Campo]. La izquierda debería preguntarse por qué su llegada al poder depende de la abstención, y si no serían necesarias más iniciativas claras y unitarias como la propuesta fiscal de la semana pasada. Todo para conseguir lo que a los partidos conservadores no les preocupa nada, porque no les afecta: para conseguir que todo el que piensa como ellos les otorgue su voto.