Tras la política

¿En qué se transforman los Presupuestos Generales del Estado? (AP / Daniel Ochoa de Olza)

¿En qué se transforman los Presupuestos Generales del Estado? (AP / Daniel Ochoa de Olza)



Este viernes 1 de octubre, el Boletín Oficial de las Cortes Generales publica el proyecto de ley de Presupuestos Generales del Estado para el año 2011. Tras los pactos políticos que las han hecho posibles, las cuentas más austeras de los últimos tiempos han comenzado su tramitación parlamentaria. Hoy todo queda recogido en un higiénico e impersonal “pen-drive”, pero todos recordamos aquellas fotografías míticas de los ministros de Economía rodeados por decenas de gruesos tomos, con miles de páginas, que imaginábamos llenas de números ininteligibles.

No lo son. Detrás de esos complejísimos cálculos está la realidad. Como los presupuestos de este año tienen todavía que ser debatidos, enmedados y contraenmendados en las cámaras, hemos optado por echar un vistazo a los que fueron elaborados para 2010. Y nos hemos propuesto desentrañar esas cifras y averiguar qué hay detrás de las partidas. Qué beneficios reales obtienen de la ley más importante del año los ciudadanos de a pie. Escogemos una página al azar del BOE que publicó la ley, el 24 de diciembre de 2009. Por ejemplo… la número 108.962. Allí encontramos la disposición adicional vigésima séptima, en la que “se declaran de interés general [ciertas] obras de mejora de infraestructuras rurales”. ‘Apasionante’ -dirá el lector. Pues sí: es la base del proyecto de economía sostenible promovido por el Gobierno.

Nuestro camino para saber qué se financia con los Presupuestos Generales del Estado comienza en plena provincia de Soria, en el municipio de Bayubas de Abajo. ¿Por qué? Porque bajo esa “disposición adicional vigésima séptima”, en la página 108.962 del BOE del pasado 24 de diciembre de 2009, el día en que se publicaron los presupuestos, se declara de interés general la “adecuación de un camino natural” en… Bayubas de Abajo. Allí establecemos contacto con Ana Isabel Blázquez, la joven alcaldesa de un municipio de unos 200 habitantes, en el que la rehabilitación de un camino de tres kilómetros ha resultado esencial.


Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.



La cosa cambia si visitamos otro municipio, esta vez al borde del mar. Es el pueblo asturiano de Tapia de Casariego. Su alcalde, el popular Gervasio Acevedo, ha asegurado a Periodismo Humano que las obras de acceso a Tapia desde Galicia, que la página 108.962 también considera “de interés general”… están paralizadas.


Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.



Otro político del Partido Popular, Longinos Domínguez, es el alcalde del pequeño pueblo de Vezdemarbán, en Zamora. Allí el ayuntamiento solicitó la mejora del camino que les une con otros dos pueblos, Malva y Abezames. Un técnico llegó para evaluar el terreno… y de aquello… nunca más se supo.


Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.



De nuevo hacia el norte, en la provincia de León, nos encontramos con Cacabelos, que aparece consignado bajo el mismo epígrafe de los Presupuestos Generales del Estado. Hablamos del municipio más pequeño de España con una red wi-fi gratuita. En este caso, lo que se declara de “interés general” es un recinto ferial que ha dado empleo a más de una veintena de personas. Gonzalo López, el concejal de Urbanismo, que ha hablado también con Periodismo Humano, no sólo asegura haber recibido la inversión del Estado… sino que la defiende a capa y espada.


Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.



Y resulta que el pueblo de al lado, en pleno Bierzo leonés, también ha podido materializar un proyecto gracias a la dichosa página del BOE. Se llama Camponaraya, su alcalde es el también senador socialista Antonio Canedo, y asegura que, a pesar de que su ayuntamiento ha sido afortunado… las zonas rurales tienen muy complicado transformarse para acercarse a eso de la “economía sostenible”.


Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.



Y después de estas conversaciones, y después de escuchar en qué se transforman los Presupuestos Generales del Estado, y de saber que crean empleo cuando se transforman en dinero, y que pueden llegar a ahogar a un municipio si se quedan en papel mojado… ¿Alguien puede asegurar que no cree en la Política? La pregunta sobre los políticos… la dejamos para mejor ocasión.


Zapatero y Papandreu, en febrero, ante el número 10 de Downing Street (AP / Sang Tan)


Hacía frío en Londres. Era 19 de febrero, y el presidente Rodríguez Zapatero se había desplazado hasta la capital británica para sentir un poco de calor ideológico. Ese día se celebraba allí un foro político con líderes progresistas europeos, y no hicieron falta muchas sillas: estaban Zapatero, el británico Gordon Brown, el noruego Jens Stoltenberg y el griego Yorgos Papandreu; faltaban el portugués José Sócrates y el austriaco Werner Faymann. Con Brown derrotado, Faymann coaligado con el centro-derecha en la cancillería de Viena y Stoltenberg fuera de la Unión Europea, la izquierda comunitaria se reduce a España, Portugal y Grecia. Los tres países, bajo la lupa internacional.



Por favor, active Javascript y Flash para poder ver el vídeo Blip.tv.

No son novedad las contradicciones del Gobierno sobre el diagnóstico de la situación económica, pero si comparamos el discurso que Zapatero pronunció en febrero con el que mantiene ahora, no sólo encontramos “contradicciones”. Es más que un cambio, es la asunción de que las políticas con las que intentó sacar a nuestro país de la crisis… no valen. Que es como decir que no valen las recetas de la socialdemocracia para tiempos de turbulencias económicas. El presidente había apostado por mantener intactas las políticas sociales, y fiar el recorte del gasto a la subida del IVA, a la disminución del gasto corriente y al recorte de las inversiones. Y así lo repitió la semana pasada en La Moncloa.


“¿Hay que reducir el déficit? Sí, al 3 por 100 en 2013. ¿Cuál es la condición? Que no impida el crecimiento económico. [...] Si hubiéramos hecho un esfuerzo de reducción del déficit más fuerte, por ejemplo en 2010, ya le garantizo que no estaríamos en condiciones de crecer económicamente en este año, y sólo se crea empleo si se crece.”



Ya conocemos los argumentos del presidente para este giro ideológico, los ha expuesto claramente en el Congreso: las circunstancias han cambiado, los especuladores han acorralado al euro, y para defendernos debemos asegurar que los mercados estén muy tranquilos. Para ello, congelaremos la mayoría de las pensiones, eliminaremos las ayudas a la maternidad, reduciremos los sueldos a los empleados públicos, suprimiremos la retroactividad de las ayudas por dependencia o recortaremos la ayuda oficial al desarrollo. En otras palabras, Zapatero renuncia a buena parte de su crédito político en aras de mantener a los especuladores lejos de la economía española.

En Portugal, el primer ministro Sócrates renunció hace días a ejecutar una subida de impuestos. Ayer anunció una subida del IVA y del gravamen sobre la renta. La explicación nos suena: “el mundo ha cambiado en los últimos 15 días por el ataque especulativo contra las economías de la zona euro”. Pero Sócrates no es el símbolo de la izquierda europea; tampoco Papandreu, recién llegado al cargo y afanado en que su país no se desmorone. José Luis Rodríguez Zapatero, admirado durante su primera legislatura por las élites progresistas francesas o italianas, encarnaba el más importante referente de la izquierda en Europa. Ahora, con su aterrizaje forzoso en la realidad neoliberal, el presidente encontrará su sitio en la Historia: junto a Angela Merkel y Nicolás Sarkozy. Todo un despertar.