Tras la política

El rey Juan Carlos y Rodríguez Zapatero, en la Fiesta Nacional (AP / Daniel Ochoa de Olza)

El rey Juan Carlos y Rodríguez Zapatero, en la Fiesta Nacional (AP / Daniel Ochoa de Olza)



El debate es eterno y quizá no tenga solución, pero intentemos aportar datos a lo que suele quedarse en una mera discusión pasional: ¿Por qué es el 12 de octubre nuestra “Fiesta Nacional”? Conocemos bien que cada otoño comienza con un desfile militar por el centro de Madrid, que los últimos años nos han dejado abucheos para el presidente del Gobierno, pero no sabemos con exactitud quién decidió que “la Hispanidad” se celebre el mismo día en que se venera a la Virgen del Pilar.

Para encontrar un referente claro tenemos que retroceder 118 años en el tiempo: hasta el 12 de octubre de 1892. Ese año, el Gobierno español presidido por Antonio Cánovas del Castillo conmemoraba el IV Centenario del Descubrimiento de América. La reina regente, María Cristina de Habsburgo, visitó junto a Cánovas el monasterio onubense de La Rábida, y allí firmó un Real Decreto en el que se declaraba dispuesta a remitir a las Cortes… la propuesta de que el 12 de octubre fuese la Fiesta Nacional de España.

La vinculación de la fiesta con Cristóbal Colón y la relación de España con el continente americano estaban presentes en ese decreto, que efectivamente llegó al parlamento y quedó aprobado como ley el 15 de junio de 1918, con Antonio Maura como presidente. Ese texto legislativo introduce una denominación que sembrará la polémica muchos años después: las Cortes deciden que el 12-O se llame “Fiesta de la Raza“. Una vez acabada la Guerra Civil, en los años 40, la fiesta tendría que convivir en el calendario con el 18 de julio, el “Día del Alzamiento Nacional”.

El 8 de febrero de 1958, la dictadura franquista culmina la vinculación entre el 12 de octubre y el Día de la Hispanidad. El Decreto del Gobierno, firmado por Francisco Franco y por Luis Carrero Blanco, recoge toda la lesgislación anterior y establece la Fiesta Nacional como conmemoración “permanente”. De este modo, el 12-O y el 18-J conviven a un mismo nivel hasta 1977; hasta que, tras las primeras Elecciones Generales democráticas, el 11 de julio, el Gobierno de Adolfo Suárez elimina de un Real Decreto previo la alusión al “18 de julio”. Sin embargo, ese año permanecería como día inhábil.

Y sin embargo, la regulación constitucional del 12 de octubre no llegaría hasta 1987, un lustro después de la llegada del PSOE al Palacio de la Moncloa. La ley 18/1987, de 7 de octubre, comienza enmarcando nuestra fiesta en la normalidad democrática mundial, y añade que “sin menoscabo de la indiscutible complejidad que implica el pasado de una nación tan diversa como la española, ha de procurarse que el hecho histórico que se celebre represente uno de los momentos más importantes para la convivencia política, el acerbo cultural y la afirmación misma de la identidad estatal”.

Es decir, que dirigentes políticos tan diferentes como Cánovas del Castillo, Maura, Franco, Suárez o González han contribuido a dar forma, políticamente, a la Fiesta Nacional tal y como la conocemos. ¿De dónde sale el carácter de la celebración que conocemos en 2010? Quizá del secuestro de los símbolos nacionales por parte de un sector muy conservador de la sociedad, animado por ciertos medios de comunicación. Más allá del respeto a la libertad de expresión de los ciudadanos, jugar con banderas e himnos puede no resultar conveniente en un país con una historia como la nuestra.

(5) Comentarios

  1. Buen artículo David, muy interesante ;)

  2. [...] This post was mentioned on Twitter by Jorge Sánchez, José Antonio Bravo, Captain Miller, Alejandro, periodismohumano.com and others. periodismohumano.com said: ¿Por qué es el 12 de octubre nuestra “Fiesta Nacional”? Hoy en #traslapolítica http://bit.ly/a1ATcK [...]

  3. Luis

    Hace poco os entretenía yo sobre el nacionalismo imperial-españolista. Si definíamos el carácter imperial como el del nacionalismo que pretende menejar y dominar las identidades de otros, tú nos muestras aquí con datos históricos otra faceta de lo mismo, ya no en clave territorial, sino política: es el cortocircuito desde unas ideas que pretenden apoderarse de la identidad de todos los demás aunque no las compartan. Por un famoso corte televisivo de campaña electoral donde Mitterrand se asociaba con la bandera de Francia, el ente responsables del control de las elecciones le obligó a retirar ese spot. Un buen ejemplo que nosotros no sabemos imitar. Por cierto, la queja del Rey sobre la interrupción del homenaje a los caídos parece ignorar que los que abucheaban se quejaban también de que aquellos caídos no fueran solo “los suyos”, los “gloriosos”, sino todos. Los del abucheo pueden ser también los que se creen todavía en el “día de la raza”. ¿Será que Zapatero es más bien un puro pretexto de algo mucho más grave?

  4. Pepecmb

    Un país, un Estado tan problematizado como el español, es difícil que encaje en la normalidad democrática de conmemorar unos símbolos o unas fechas comunes en las que verse representados todos, o al menos una mayoría de sus ciudadanos.
    Parece que no es en el terreno de la política el lugar donde encontrarnos jubilosamente sino, efectivamente, en el fútbol. Así que la fiesta nacional más genuina y popular fue la que desataron los jugadores de la selección ganando el campeonato del mundo allá por julio. Lo demás nos resbala a casi todos.

  5. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: El rey Juan Carlos y Rodríguez Zapatero, en la Fiesta Nacional (AP / Daniel Ochoa de Olza) El debate es eterno y quizá no tenga solución, pero intentemos aportar datos a lo que suele quedarse en una mera discusión pasiona……

Deja un comentario

En periodismohumano queremos que los comentarios enriquezcan el debate o la noticia. Por eso hay unas normas de decoro a la hora de comentar. Comenta sobre contenido que acabas de leer y evita el abuso de mayúsculas. Si tu texto tiene varios enlaces, puede que tarde un rato en aparecer. Los comentarios son libres y abiertos pero eliminaremos toda referencia que consideremos insultante o irrespetuosa