Tras la política

No habrá Pacto de Estado por la Educación. No puede ser «de Estado» si no lo respaldan los dos partidos políticos que tienen posibilidades de alcanzar el Gobierno de España e impulsar los cambios necesarios en el sistema educativo. Para ciertos políticos ha llegado el momento de buscar a los culpables del fracaso, pero quizá es más interesante analizar las razones de los actores principales del acuerdo [hasta ahora] fallido.


Imagen de previsualización de YouTube
Ángel Gabilondo llegó al ministerio en abril de 2009, en medio de una remodelación en la que Rodríguez Zapatero se rodeó de su «núcleo duro». En la misma jornada de su toma de posesión, el ex presidente de la Conferencia de Rectores lanzó su principal objetivo político como gobernante: un gran pacto educativo. Y a eso ha dedicado los últimos meses, incluidos contactos al más alto nivel con el Partido Popular. Concretamente, con su Secretaria General. El pasado mes de diciembre, Gabilondo recibió en la sede del ministerio a María Dolores de Cospedal, y entonces parecía posible el pacto: la número dos de Rajoy aseguró que era viable.



[audio:http://traslapolitica.periodismohumano.com/files/2010/05/cospedaleducacion.mp3|titles=Dolores de Cospedal]



¿Qué ha pasado en los últimos 5 meses para que el acuerdo descarrile? El documento que elaboró el Gobierno tras consultar con partidos, agentes sociales e interlocutores educativos contiene casi 150 propuestas, más o menos concretas, para mejorar el sistema educativo. El punto número 8 se refiere a las competencias lingüísticas de los alumnos, y dice así: «[El Gobierno se compromete a] impulsar actuaciones específicas, especialmente referidas a la comprensión lectora, la escritura y la expresión oral, para que todo el alumnado finalice la educación obligatoria con la competencia lingüística necesaria para expresarse con corrección, oralmente y por escrito, en la lengua castellana y, si la hubiere, en la lengua cooficial de la Comunidad Autónoma».

Es pertinente recordar la redacción literal de este artículo porque el Partido Popular ha basado su oposición al texto en que no «garantiza» la enseñanza del castellano en las comunidades bilingües. Esto puede ser cierto, pero quizá resulte también pertinente recordar otro artículo… de otra ley. Concretamente, de la Ley de Calidad de la Educación, impulsada por el PP desde el Gobierno y derogada en 2004. Recordamos, concretamente, el artículo 22 en su apartado h.


«[Los alumnos deberán] comprender y expresar con corrección, oralmente y por escrito, en la lengua castellana y, en su caso, en la lengua cooficial de la Comunidad Autónoma, textos y mensajes complejos, e iniciarse en el conocimiento, la lectura y el estudio de la literatura»



Una redacción muy parecida a la del documento que se maneja… y que hoy no es suficiente. El pasado martes, Ángel Gabilondo expresaba en Televisión Española una reflexión interesante. Decía el ministro que su texto, un texto que calificaba «de consenso», seguía los grandes objetivos marcados por la OCDE, y recordaba que entre las críticas de la organización al sistema educativo español [por ejemplo, en su Panorama de la Educación 2009 (PDF)] no aparecía por ninguna parte la discriminación del castellano.



[audio:http://traslapolitica.periodismohumano.com/files/2010/05/gonzalezcapitalhumano.mp3|titles=Felipe González]



El ex presidente del Gobierno ha pasado hace unas horas por el programa de Iñaki Gabilondo, el hermano del ministro. Felipe González, como líder de los sabios que deben pensar la Unión Europea del futuro, sitúa la mejora del «capital humano» en el centro de ese futuro comunitario. Y así debería ser, con pacto o sin pacto.